Mi primera vez en globo

Todos tenemos sueños y esos sueños son los que nos hacen avanzar y tratar de conseguirlos. Entre tantos que tengo y que día a día se van sumando a la lista, uno era el de volar en Globo. Es como algo surrealista, simple pero a la vez complejo, algo único y lejano, algo insignificante pero tan significativo a la vez.

Como lo dijo una vez Pati (mi mejor amiga) “viajar en globo hace que nos demos cuenta lo pequeño e insignificantes que somos, suspendidos en medio del aire en una canastita como la de una bicicleta, elevándonos con el viento, sin tener el control y a la vez contemplar todo el esplendor”

IMG_20170330_131131_110

Cuando alguien lo describe a algo así con tanto amor y pasión entrás entre dudas, añoranzas y miedo. Cada foto que vi de viajes en globo me quería hacer vivir más y más la experiencia.

Recuerdo como si fuera ayer como estaba, la noche antes de ir a hacer este paseo en globo. Mi ansiedad no podía hacer que me duerma temprano, siendo que a las 5 am me estarían recogiendo del hotel. Eran las 12 de la noche y yo seguía viendo fotos de otras personas que fueron y solamente pensando en estar ahí. Cuando por fin me duermo, horas más tarde suena el despertador, se imaginarán que fue de las pocas veces que me desperté tan rápido, de tan buen humor y me alisté en menos de 5 minutos.

Ahí llega el chofer de la van y pide por mí en recepción. Nos vamos con un grupo de unas 8 -9 personas que según yo compartíamos el mismo sueño. Primero nos llevan a un lugar a desayunar, eran como las 5 am y hacía mucho frío, de esos que uno no pensaba tener. Si bien durante el día en Capadocia hace calor, a la noche y madrugada refresca. Luego de un rico desayuno local nos divide en grupos junto con otras personas que también estaban en el local desayunando y marchamos en búsqueda de nuestro globo. Llegamos a un territorio desértico todavía de noche y a punto de amanecer, en donde hay tres globos a punto de comenzar a inflar.

El tamaño de cada globo era indescriptible, y tirados en el suelo no se dimensionaba bien, se abre la boca del globo y se comienza a llenar de aire frio, para que tome su forma, con unos ventiladores para luego darle entrada al aire caliente con los quemadores, como unos mecheros enormes. Con la temperatura más elevada es cuando comienzan los globos a ascender. En este momento es cuando comienzo con la piel de gallina, tan cerca de mi sueño que no lo creía.

Ya estaba listo nuestro globo, la cesta donde iríamos tenía cinco compartimientos, cuatro para los pasajeros y uno para quien controla el globo. Nos dividimos y subimos, yo no les miento ni exagero, en este instante es cuando se me caen un par de lágrimas; era increíble lo que estaba por vivir. Ya de día pero aun el sol no salía, comenzamos a ascender lentamente al ritmo del viento. Veíamos a la par otros globos haciendo lo mismo y otros y a un poco más en lo alto.  Pasábamos entre el paisaje como algo tan natural y como si fuéramos parte de éste.

Yo no podía creerlo, el frio ya no existía, mi asombro era tal que por los primeros minutos ni siquiera me acordé de sacar fotos. La sensación de flotar era divina y tal como me había dicho Pati, éramos tan pequeños, éramos una nada en el aire, en una canastita como de bici. Subíamos cada vez más, por primera vez no tuve miedo a mirar abajo, me sentía segura y feliz.

IMG_20170330_131448_662

El paisaje junto con el resto de los globos formaba una postal, llegamos a los 1.500 pies de altura. Estábamos arriba flotando, había una paz, nadie hablaba, capaz el viaje superó nuestras expectativas. Veíamos a lo lejos esa bola de fuego aparecer, salir de la tierra y comerse el cielo. Los colores eran indescriptibles, el paisaje se mimetizaba cada vez más adoptando aquellos colores más cálidos.

IMG_20170330_181700_088

IMG_20170330_131929_401

IMG_20170330_070448_772

IMG_20170330_132051_570
Pequeñas postales se formaban en el cielo

IMG_20170330_070612_536

Cuando menos lo pensamos ya era la hora de descender, nadie quería hacerlo. Dicen los que saben que si tenés un buen piloto de globo, a la hora de descender lo hará de una vez sobre el camión que llevará el globo, evitando así generar la tarea de luego tener que subirlo para trasladarlo. Y sin duda el nuestro parecía el más profesional, el mejor.

20170330_072502.jpg

Bajamos lentamente, seguíamos disfrutando. Descendíamos sobre un campo desértico, sin nadie más que las personas que nos recibían y la camioneta que transportaría a la nave. Una vez que aterrizamos, nos esperaron con champagne para festejar, nos dieron un diploma de viaje y un pasajero medio loco/divertido nos bañó con el espumante. Seguíamos atónitos y sin poder creer que esta experiencia haya sido real.

20170330_063436

El vuelo lo hice en la ciudad de Capadocia en Turquía. El costo del vuelo fue de unos €130 aproximadamente. Los precios varían de acuerdo a la cantidad de personas en la canasta, en el mío éramos 10 personas. También pueden tener entre 16-20 personas por un costo de €90. Por ultimo si querés un viaje privado de entre 2 a 4 personas el costo es de €1.000. Adquirí esta excursión en la ciudad de Istanbul con la empresa Capacity Travel, su whatsapp es +90 536 426 1405.

Si alguna vez pueden disfruten de este viaje, la experiencia va a ser inolvidable.

IMG_20170330_181700_088

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s