París is always a good idea

Inspiración, exquisitez y elegancia, todo junto en una sola ciudad. Llegar a París es como salir de la sintonía de la monotonía estés donde estés. Es ese aire fresco y clásico que envuelve a cada ciudadano y que te transporta a una película.  Y como si Edith Piaf se adueñara de mí, durante este recorrido, La Vie en Rose suena suavemente.

1420911542216
Mi primera noche en París, si esto no es amor entonces ¿qué es?

Las personas se mueven como si participaran de una escena de la película más romántica del mundo.  Seguís caminando y aunque te cruces con una mujer yendo al trabajo, ella es un ejemplo de moda y elegancia; incluso con ese rodete despeinado hecho en el metro a último momento.

Carrie-and-Big-carrie-and-big-883023_390_245

Creo que fue en el 2001 cuando me enamoré de esta ciudad sin conocerla, con la puesta en escena de Amelie. Años más tarde, Carrie tiene su reencuentro y termina la temporada volviendo a su eterno amor Mr. Big. Fue ahí cuando acabé diciendo ésta, es mi ciudad.

Paris Ponts Arts, un espacio más de esta ciudad dedicado al amor. Ponías tu candado con el nombre de tu amando. Hoy en día, por seguridad esto fue reemplazado por estructuras de arte; ya que el peso de los candados con el tiempo hizo de esto algo peligroso.

Ya con ticket en mano decidí resolver mis prioridades, y en cuanto a prioridades no me refiero a  actividades turísticas sino lo que realmente pretendía ver de la ciudad y lo que quería conocer. También me dejé momentos libres, para poder sentarme a ver gente pasar y tomar un rico chocolate caliente.

img_20150730_202450.jpg

La primera visita a París fue en invierno, y meses después fue en verano. No podría decir cuál temporada es la indicada, porque PARÍS SIEMPRE ES UNA BUENA IDEA.

Perderse en París es una de las mejores cosas que a una persona le puede pasar. Estar en la Catedral de Notre Dame y de pronto terminar en el barrio latino con un sinfín de restaurantes y caminando por pequeñas callecitas o, como me pasó a mí buscar el Café donde se filmó la película Amelie y sin darme cuenta caminarme todo Montmartre y haberme topado con lugares jamás pensados.

Uno tiene que aprender a liberarse y a no vivir las vacaciones constantemente cumpliendo horarios. Dejarse ser y encontrarse, disfrutar y compartir, conocer las culturas y disfrutar. Dejar que el Universo nos lleve, al lugar indicado… a ese lugar que está exactamente preparado para nosotras mismas.

Siempre París tiene sus clásicos y es importante tenerlos en el check list.

Torre Eiffel

1438117745656

Así sea la quinta vez que visites París, sigues estando en su búsqueda. Es el ícono más significativo seguido del vino y las baguettes. No hay momentos donde no sea lindo contemplarla. Cuando estás cerca lo único que querés es encontrarla entre los antiquísimos edificios, sobresaliendo ella con su magnitud y elegancia. No podría recomendarles un horario, porque en mi caso fui en todos. Un día decidí ir a ver el amanecer ahí, disfruté de un chocolate caliente y unos waffles y me senté desde Trocadero a ver la gente comenzar su día y que el mío comience con esa vista. En otra oportunidad fui a la tarde, decidí subir a ver todo y luego quedarme por los alrededores.

Lo más sorprendente es que, apenas cae el sol, cada una hora comienza a tener unos destellos chispeantes. Simulando ser una pequeña joya de cristal, como el corazón de diamantes de la ciudad; es bella y dan ganas de sentarse a contemplarla. Para eso te recomiendo que luego de una cena y de vuelta al hotel pases por Trocadero a verla, hay un sinfín de vendedores con todo tipo de objetos de luces y el ambiente es muy lindo.  Sino a la luz de una vela en una cena en el río El Sena, impactante. También la visité de noche, impoluta y dorada, luciendo todo su resplandor y nunca sola, siempre acompañada de tantas otras personas que valoran su encanto.

En uno de mis últimos viajes, sentada en el lugar indicado, el avión giró y me despedí de París con la imagen de la Tour Eiffel que sigue intacta en mi memoria..

Louvre

Para los amantes del arte una parada obligada. La noticia es que es el único museo que abre los domingos, y si vas el primer domingo del mes es gratuito. Por lo general en París todos los museos cierran los domingos, éste cierra los martes, así que atención con este dato.

20150112_090253

En mi caso decidí ir un domingo; y lo hice apenas abría el museo. Apenas entré, miré el mapa y ubiqué las piezas que más me interesaba apreciar. Ya que un museo de esta índole puede tomarte semanas recorrerlo por completo. Mi primera obra de arte fue la Gioconda, en ese momento del día es cuando no hay nadie en frente y podes disfrutar y obtener la mejor foto. También hay otras piezas súper interesantes e incluso si querés podés comprar tu ticket por adelantado, esto último es para casi todas las actividades.

img_20150112_200844.jpg

Las Galerías de Arte son la delicia de quiénes quieren pasar horas contemplando las mejores obras que este museo alberga. Incluso hay tours, para quienes ya han viajado varias veces a París, que son exclusivos para recorrer el Louvre, y que incluyen un hotel muy cercano para que el día sea aprovechado al máximo recorriendo y aprendiendo hasta el último secreto de cada obra.

20150110_190454

De por sí, las estructura del Louvre es magnífica y digna de leer, tomar fotografías y disfrutar. Hay un lugar súper lindo para comer ahí y unas tiendas de diseño dentro de donde está la parada del metro que te deja en el Museo. El patio de comidas, es muy bonito y se pueden hacer paradas para descansar y luego continuar los recorridos. No puedo dejar de mencionar las tiendas con souvenirs, que no solo te ayudan a quedar bien con las personas que querés, sino que tienen verdaderos objetos de diseño que serán valorados por personas especiales.

Sacre Coeur en Montmartre

Una de mis zonas favoritas, Montmartre donde caminar y perderse por sus finitas callecitas, sentarse en la Basílica a interactuar con  los artistas o tomar un café y presenciar el arte como una forma de expresión, es una de las tantas actividades que podés realizar.

img_20150730_130147-1.jpg

Sacre Coeur es la Basílica del Sagrado Corazón, y llegar a ella es fácil tomando un pequeño funicular (al mismo precio del metro, incluso con el mismo boleto) o subir por las escaleras. El ambiente que la envuelve tiene su magia particular, llena de personas disfrutando de una de las mejores vistas de París, sentadas en las escaleras, en el pasto; algunos artistas callejeros y vendedores de todo tipo de producciones. Si sos muy devoto sería lindo que trates de ver en internet algún horario de misa para aprovechar y disfrutarla. La basílica por dentro es hermosa.

Saliendo de la Basílica te perdés por algunas callecitas, angostas y lindas. Hay locales de diseño de todo tipo indumentaria, decoración y souvenirs; artistas en pleno auge pintando sus obras en vivo, cual una pequeña galería; lugares para comer todo tipo de menús y allí es donde comenzás a respirar Montmartre.

img_20150111_123015.jpg

Aquí es ideal para desayunar o almorzar, ya que cualquier calle por donde ingreses siempre te lleva a un lugar nuevo y sorprendente. Después de todo así es París, sorpresa tras sorpresa, lugares pequeños, pintorescos y llenos de calidez. Aunque seas un viajero frecuente siempre, terminás sorprendiéndote y preguntándote de dónde salió este lugar.

Barrio Latino y Notre Dame

Son dos puntos súper cercanos para hacer. El Barrio Latino está lleno de lugarcitos para comer toda clase de comidas, es súper pintoresco y entre el Barrio y la Catedral tenes la Librería y Biblioteca Shakespeare and Company, que es una parada obligatoria para quienes vieron la película Medianoche en París de Woody Allen. Los libros no son nada caros, y puedo asegurarte que serán un tesoro muy valorado para alguien que ama París, y que disfruta su idioma. Algo que nadie sabe, es que en el primer piso de la librería hay unos cuartos donde hospedarse a cambio de trabajo.

2015-01-12-20.35.55.jpg.jpg

Notre Dame es bella desde cualquier lugar desde donde se la vea. Tiene su encanto. Si te tomás una fotografía desde El Sena con la Catedral de fondo, hasta cuando podés sentir la espiritualidad impregnada en cada centímetro de su construcción.

img_20150111_154814.jpg

En la calle lateral, también tenés la posibilidad de subir hasta la parte más alta, y desde ahí tener una toma fotográfica con el Sena o el Barrio Latino como fondo.

Museo de Picasso

Para mí fue muy importante y estuvo dentro de mi itinerario esto, debido a que desde chica tengo libros de Pablo Picasso y el mundo del arte forma parte de mi vida y disfrute. Es un recomendado, su ubicación es súper cerca de Notre Dame, por ende podes hacerlos en el mismo día. El museo es pequeño en comparación al Louvre pero vale la pena. La ubicación del mismo es ideal para salir de ahí y caminar, entrar a un café o bar y descansar.

2015-01-12-23.15.44.jpg.jpg

Champs Elysees – Arco del Triunfo

La avenida más famosa de París, donde están tiendas, restaurantes y el teatro Lido con un show impecable y renovado (abrió de nuevo, post restauración en abril del 2015), muy recomendado su show y para mi gusto mejor que Moulin Rouge. Es una parada o pasada obligatoria Champs Elysees. Caminarla, entrar a las tiendas a ver sus propuestas o simplemente ver las majestuosas vitrinas que exhiben, es un placer para los ojos.

20150728_224830

Además tenemos dos puntos fundamentales, para mi gusto, Ladurée ideal para un almuerzo o una rica merienda finalizando o acompañando éstas con sus magníficos y característicos macarons.

20150201_131613

La otra parada al final de la avenida es el Arco del Triunfo. No sólo la parte histórica, sino que el monumento en sí es asombroso. Luego de subir los sin fin de escalones tenés una de las vistas más lindas de París en 360 grados.

Terminando los clásicos, que son como esas películas que tenés que ver, pasemos a actividades sugeridas para hacer durante los días que te quedan en París.

Baguette, vino y bon appetit

Si vas en verano, no dudes de comprar un buen vino, una baguette y algunos otros delicatessen y planificá un picnic donde más te apetezca, los jardines que están al frente de la Torre Eiffel son los mejores y más habitados pero te aseguro que vas a encontrar otros lugares.

img_20150730_180309.jpg

Le Ciel

Así como su nombre lo dice podés estar en el cielo por unos 100 euros mínimo. Te recomiendo hacer reserva previamente, es un excelente restaurante y podés ir tanto al mediodía o a la noche. Elegí una de las mesas más cercanas a la ventana y anímate a la degustación de champagne, no te vas arrepentir. Desde acá arriba tenes una vista que no tiene precio, sino mira.

img_20150111_221443.jpg

Compras

Las galerías Lafayette son un must a la hora de realizar compras, en sus diferentes niveles con las mejores tendencias y accesorios. Tiene un sector hogar que es para comprar todo.  De cada viaje me encanta traer algunas cosas para el hogar, que luego me recuerden exactamente al lugar donde las compré. De aquí tenemos en casa una tetera preciosa, que tiene una corona como tapa, y dos azucareros super modernos de diseño. A veces no hace falta gastar mucho dinero, para traer algunos recuerdos novedosos. Si vas en la época de Navidad no te pierdas su gigantesco árbol dado vuelta colgado del techo, durante esa épocas eligen diferentes y atípicas temáticas para representar la Navidad. Si no fueron suficientes las compras ahí, continúa por Champs Elysees y también por la zona del Opera, además de poder disfrutar de semejante estructura, tendrás mil lugares para comprar a sus alrededores.

Versalles

Yo fui en invierno, pero dicen que lo mejor es el verano. El palacio de Versalles, queda a las afueras de París, en tren tranquilamente podés llegar. Es como una ciudad aparte, donde María Antonieta vivía junto con el Rey. Hay tantas historias y anécdotas como lujo.

20150201_095111

La verdad que lo mejor de ir en verano es que podes disfrutar de los jardines que son como gigantescos laberintos. Si además de recorrer el Palacio, querés ir al Trianón que es donde María Antonieta se alejaba con sus hijos y es también un lugar precioso, podés alquilar carritos tipo de golf para recorrer según tus propios tiempos. No dejes de visitar la tienda de souvenirs donde hay verdaderas reliquias preparadas especialmente para el deleite de los visitantes.

20150201_101510

Medios de transporte

Como ya saben, amo manejarme en todos los medios de transportes en la ciudad. Creo que es la mejor forma de poder conocer una ciudad.

El clásico Metro de París, es la mejor y más rápida forma de trasladarse, evitando el tráfico y los contra tiempos. Son muy seguros e incluso hay todo tipo de personas. Los mapas son muy fáciles de entender una vez que le agarrás la mano y poder trasladarte de un lugar a otro es fabuloso en tan poco tiempo. En mi caso, uno de los hoteles, estaba a dos paradas de la Tour Eiffel lo que me permitía poder ir en diferentes horarios.

Los trenes que ellos los llaman RER, son igual que los metros pero son trenes regionales. Este es ideal para ir a Versalles, cómodo y calefaccionado.

Los autobuses son ideales para trayectos cortos, lo que sí el tráfico de París es un poco caótico. En este caso me fue incluso más sencillo usar el Metro, lo acepto.

Los famosos taxis, circulan las 24 horas y son súper útiles y seguros para cuando volves tarde en la noche.

20150112_153143También están los autobuses turísticos, para recorrer la ciudad y los puntos claves de la misma. En este caso podés comprar la cantidad de días que quieras, y según los días subís y bajás en los puntos más importantes.

Los Batobus son los barcos turísticos que al igual que los anteriores sirven para hacer paradas estratégicas. En mi caso recorrí en el Batobus, el Sena al atardecer, en ese preciso instante, en el cual las luces de la ciudad se van iluminando a lo largo del trayecto. Sin dudas hay recuerdos que permanecen para siempre.
Por último, en zonas cono Champs Elysees y la Torre Eiffel tenes pequeñas motos con asientos atrás para ir a trayectos cortos. Una tardecita lo tomamos y después de insistir tanto nos terminó cantando La Vie en Rose de Edith Piaf. Sí, todo eso pasa en esta ciudad.
París es una experiencia que siempre te hará evocar anécdotas y lindos momentos. Y no hay mejor forma que vivirlo del modo que a vos más te guste. Date momentos, conoce París y amalo. Porque ese amor que va a crecer entre ambos difícilmente se termine.

 

 

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s